¡Envío gratuíto península a partir de 50€!

Las manzanas (Malus sylvestris) tienen numerosas virtudes nutricionales e incluso terapéuticas, pero siempre que sean manzanas sanas y cultivadas ecologicamente, ya que su cultivo comercial supone un uso y abuso de abonos químicos y plaguicidas que, sinceramente dan bastante miedo. La manzana es el fruto del manzano, árbol de la familia de las Rosáceas. Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo. Se estima que existen entre 5 000 y 20 000 variedades/cultivares de manzanas y todavía se están desarrollando nuevas variedades, generalmente mutaciones de otros cultivares anteriores.

Históricamente las manzanas provienen de las montañas de Tian Shan; una zona límite entre China, Kazajstán y Kirguistán. Con las expediciones a América, la manzana arribó a la colonias de lo que actualmente es Estados Unidos y se extendió por todo el territorio.

Tareas

Lo sentimos no hemos encontrado tareas.

Cuidados

Clima

Las regiones de clima frío son las que presentan las condiciones climáticas más favorables para la producción de manzanas. El ciclo de crecimiento requiere de unas 800 horas de frío, con temperaturas inferiores a los 7 ° C, lo que permitirá una cosecha de buena calidad.

Los períodos de <strong>bajas temperaturas son fundamentales</strong> para que el Manzano "rompa la latencia" y su ciclo de crecimiento evolucione de forma tal de alcanzar plenamente su potencial de producción.

Suelo

El suelo apropiado para el cultivo del manzano debe ser arcilloso, arenoso, con pH 6 y buena concentración de potasio y fósforo. El área debe estar protegida de vientos fuertes y no puede presentar pendiente pronunciadas.

Abonado

<strong>La preparación del terreno debe realizarse a hasta 60 cm de profundidad</strong>, con unos tres meses de anticipación al plantío, aplicando carbonato de calcio y magnesio. Finalizado el arado, repetir la aplicación, y 30 días antes de la plantación, incorporar el abono orgánico y mineral. Al realizar la plantación, guardar un espacio de 4 metros entre líneas y de 1,5 metros entre plantas de cada línea.

Riego

Aparte de los primeros riegos necesarios en las primeras fases de plantación, los manzanos suelen crecer en zonas de frecuentes lluvias que permiten prescindir de la irrigación durante la mayor parte del año. En caso de cultivar manzanos en zonas áridas y en terrenos pedregosos o que drenen demasiado rápido el agua, conviene instalar un sistema de riego por goteo y mantener un acolchado permanente.

Poda

<strong>La poda se realiza cuando cuando los frutos jóvenes alcanzan 1 cm de diámetro</strong>, dejando 2 a 3 frutos en los extremos y  1 o 2 en las laterales, quitando las frutas enfermas, débiles, o mal formadas.

Comprar planteles de Manzana