¡Envío gratuíto península a partir de 60€!
Tiempo en Ashburn 29.77º Cielo claro
Viento: 1.5 m/s, Humedad: 70%, Presión: 1012hpa


El limón pertenece a la  familia de las Rutáceas, género Citrus, especie Citrus limonum.

Esta planta fue introducido por los árabes en el área mediterránea entre los años 1.000 a 1.200, siendo descrito en la literatura árabe a finales del siglo XII.

Posee numerosas propiedades: refuerza el sistema inmunológico, es revitalizante, activa el metabolismo del calcio para los huesos y dientes, curan las hemorragias, tiene acción rejuvenecedora y ayuda en las dietas de adelgazamiento. Sin embargo por ser un fruto muy enérgico debe evitarse darlo a ancianos y a personas en estado de fuerte nerviosismo.



Descripción:

Es un árbol perenne, a menudo con espinas; que puede alcanzar entre los 4 y los 6 m de altura (según la especie), con copa abierta muy ramificada.

Sus hojas son alternas, simples, con limbo elíptico de margen más o menos serrado, de color verde mate lustroso de unos 5–10 cm de largo y con peciolo cilíndrico articulado.

Las flores, comúnmente llamadas (al igual que las del naranjo) azahares o flores de azahar, son solitarias o se organizan en pares o cortas inflorescencias axilares. El cáliz tiene  5 sépalos de forma triangular soldados entre sí y la corola está formada por igual número de pétalos, libres, alargados, espesos, externamente glandulosos, blancos teñidos de rosa o violáceo en el envés.

Su fruto es ovalado, de unos 7-12 cm de longitud, de cáscara de color amarillo dorado, punteada de glándulas que contienen aceites esenciales. La pulpa se divide en gajos que contienen un jugo de sabor extremadamente ácido. En el interior y en función de las variedades aparecen pequeñas semillas ligeramente redondas y puntiagudas.

Una característica diferencia al limonero del resto de cítricos, es que tiene más de una floración al año, es decir, los limoneros son reflorescentes. En un mismo árbol podemos encontrar limones en distintas fases de crecimiento. Este fenómeno ha permitido obtener tras un control de la producción, limones en las épocas del año en que son más escasos. Además de poderse controlar la floración, el limón se puede almacenar durante períodos largos de tiempo sin verse deteriorada su calidad.





Tareas

Sembrar Limón

Los métodos de propagación que se utilizaban antiguamente eran la siembra de semillas (árboles pepiteros), el enraizamiento de estacas y posteriormente el injerto. Aún existen en algunos puntos de la geografía española árboles de limonero procedentes de semillas. El sistema de propagación por semillas, la mutación espontánea y las introducciones de material vegetal de otros países, han contribuido a la variabilidad genética existente. Pero la propagación por semillas presenta una serie de inconvenientes: las plantas resultantes tienen que pasar por un período juvenil, son bastante más vigorosas y presentan heterogeneidad. Por tanto, es preferible la propagación asexual, en concreto, mediante injertos.

Cosechar Limón

Se recolecta manualmente, con alicates, evitando los tirones, y en ausencia de rocío o niebla.

Cuidados

Clima

Son arboles de climas cálidos, que no soportan ni los fríos intensos, ni las temperaturas superiores a 40ºC.

Debido a su condición tropical y de floración continua se recomienda su plantación en zonas de clima adecuado, fundamentalmente toda la extensión mediterránea.

Los vientos moderados favorecen el desarrollo del fruto, pero fuertes vientos causan problemas como quebraduras de ramas, mala formación de los árboles, caída de las hojas y flores, así como daño mecánico de los frutos. En zonas donde el viento es muy fuerte deben sembrarse árboles como cortinas rompe-vientos.

La luz solar es imprescindible para el desarrollo de los árboles frutales, por lo que se recomienda plantarlos en áreas donde reciban la mayor cantidad de luz posible. La luz es necesaria ya que determina en gran parte la calidad de la fruta, especialmente sabor y color.

En invierno habrá que cubrirlo para así protegerlo de las heladas.

Suelo

Se adaptan a casi todo tipo de suelo, aunque prefieren los de composición media (ni muy sueltos, ni pesados), frescos, profundos y fértiles (ricos en humus).

Es importante tener en cuenta que el exceso de salinidad es uno de los aspectos que más le pueden perjudicar, por lo que la evitaremos en todo caso.

También se ve afectado por la sequía excesiva y por la asfixia radicular.

Abonado

Requiere una gran cantidad de abono, incluyendo tanto macro-nutrientes como micro-nutrientes, ya que
la planta carece de magnesio y zinc, sobrándole potasio y calcio. En estos casos se puede solucionar mediante aplicaciones foliares y sulfato de zinc al 1%.

En caso de que el árbol sea plantado en un suelo calizo también deberemos prestar atención al déficit de hierro. En este caso la solución no es muy efectiva ya que deberemos proceder a aplicar quelatos de hierro con ácidos húmicos, y resulta costoso.

Riego

En las zonas con precipitaciones escasas requieren un riego regular al menos tres veces por semana en las temporadas más calurosas y entre una y dos veces por semana el resto del año.

El limonero requiere mucha agua (entre 9.000 y 12.000 metros cúbicos por hectárea). Tradicionalmente se regaban por inundación o a manta, con riegos abundantes y espaciados. La tendencia actual es utilizar el riego
localizado y el riego por aspersión en grandes extensiones de zonas frías, ya que supone una protección contra las heladas.

Poda

La poda debe realizarse anualmente. Se eliminan las ramas muertas, débiles o enfermas para darle más fuerza al resto de la vegetación. Por el contrario, los árboles que no se podan florecen abundantemente, pero
posteriormente se hacen ingobernables.

Problemas

Las plagas más frecuentes que afectan al limonero son las cochinillas, las hormigas, los ácaros, la araña roja y los pulgones.

Habrá que revisar el árbol todo el año, en especial cuando durante la temporada estival, pues es cuando estas plagas atacan más. También es común la presencia de parásitos y enfermedades como la gomosis y la fumagina.

Citrus limonum

Limón - Citrus limonum -

Propiedades medicinales

  • Adelgazante
  • Antibiótica
  • Antiescorbútica
  • Antigripal
  • Antioxidante
  • Antiséptica
  • Antiviral
  • Cicatrizante
  • Depurativa
  • Desintoxicante
  • Digestiva
  • Diurética
  • Energizante