¡Envío gratuíto península a partir de 50€!

El Diente de León –Taraxacum officinaleis– es una planta silvestre, bien conocida por casi todos, y también llamada amargón por su sabor amargo. Puede hallarse en casi todas partes: en praderas, terrenos abandonados o en los bordes de los caminos.

Aunque hay variedades cultivables, lo cierto es que resulta verdaderamente fácil hacerse con él siempre que lo requiramos para aliñar ensaladas o como planta medicinal. En su composición se hallan varios principios amargos e inulina, y es muy rico en potasio.

Entre sus propiedades terapéuticas destacan sus virtudes como diurético, desintoxicante y tónico amargo, siendo usado como aperitivo y purificador de la sangre. Actúa como colagogo, estimulando las contracciones de la vesícula biliar, activando la expulsión de la bilis y previniendo los cálculos biliares. Principalmente se usan las hojas crudas y frescas en ensaladas, aunque también podemos añadir las hojas a los cocidos o hacer decocciones depurativas con 60g. de raíces y hojas, por litro de agua.

Descripción:

Esta planta perenne con raíz primaria larga y roseta basal, suele alcanzar 40 cm de altura. Tiene hojas alternas lanceoladas con una nervadura central, sin peciolo diferenciado, pinnatipartidas con lóbulos en forma triangular de márgenes dentados y agudos, a veces presenta microvellosidades. El tallo permanece siempre en un estado extremadamente acortado, es por esto que se denominan plantas acaules. Además son capaces de producir un entrenudo alargado con una inflorescencia, denominado escapo. Pedúnculos de la inflorescencia huecos, que al romperse emanan un jugo lechoso amargo. Flores hermafroditas de un color amarillo dorado que la hacen fácilmente identificable. Corola en lígulas terminada en cinco pequeños dientes, florece en primavera a hasta fines de verano. El fruto es un “aquenio” (cipsela) con largo pico y vilano.

Tareas

Lo sentimos no hemos encontrado tareas.

Cuidados

Cultivo

Se escoge la semilla de una planta vigorosa, de hojas largas y roseta basal bien tupida.

Luego se procede a sembrarla en semillero entre los meses de mayo y junio, y a los 20 días después de la germinación, se la siembra en masetero o en el terreno definitivo. El campo de siembra debe ser rico en materia orgánica o estiércol, y cubriremos la semilla con un poco de tierra.

Debe regarse una o dos veces por semana, especialmente en periodo estival.

A finales de noviembre, se cortan las hojas y se cubren las plantas con abono verde. Con este método se obtienen hojas blancas, que no son amargas, y se utilizan en ensaladas.

No se recomienda el cultivo de diente de león por más de 3 años, pues por su alto requerimiento en nutrientes, es un cultivo que agota los nutrientes del terreno.

Clima

Es una planta oriunda de zonas templadas. Puede plantarse a pleno sol o semi-sombra. Tolera las heladas y el viento, y es común en altitudes de 0 a 2000 metros.

Suelo

Es poco exigente y tolera gran variedad de suelos.

Prefiere suelos húmedos, profundos y ricos en materia orgánica. Se suele cultivar en huertos después de hortalizas que hayan requerido mucho estiércol.

Abonado

Habrá que abonarlo como mínimo dos veces al año con humus de lombriz o cualquier otro tipo de abono ecológico.

Riego

Hay que realizarle un riego periódico de una o dos veces cada semana, especialmente en estaciones secas.

Problemas

Es una planta robusta y tenaz, y suele ser resistente a las plagas. A pesar de ello, puede ser atacada por nematodos o por la oruga de la mariposa.

Taraxacum officinaleis

Diente de León - Taraxacum officinaleis -

Taxonomía Diente de León (familia)

Division: (0)
Clase: (0)
Orden: Asterales (10)
Familia: (0)
Sub-familia: Cichorioideae (6)
Género: (0)
Especie: Taraxacum officinaleis

Propiedades medicinales

  • Depurativa
  • Desintoxicante
  • Diurética
  • Tónica

Enfermedades