¡Envío gratuíto península a partir de 60€!
Tiempo en Ashburn 21.95º Lluvia ligera
Viento: 2.1 m/s, Humedad: 78%, Presión: 1008hpa

Rotar



Rotar los cultivos, mantiene la salud de suelo y previene eventuales problemas para las plantas cultivadas.

¿En qué consiste?

La rotación consiste en alternar en la misma zona del huerto plantas distintas, siguiendo o no unos criterios preestablecidos, fruto de la experiencia. Unas especies (muy pocas) pueden ser plantadas en la misma parcela en sucesivas ocasiones- cebolla, tomate, lechuga-, sin presentar graves problemas. En cambio, otras son extremadamente sensibles y pronto aparecen los problemas de desarrollo o de reducción de la productividad, como ocurre con las acelgas y las patatas.

Podríamos decir que en las rotaciones beneficiosas las plantas que suceden al cultivo precedente se benefician directamente del mismo, sea por los nutrientes no consumidos o por la estructura en que ha dejado el suelo, como suele ocurrir en la parcelas donde han crecido leguminosas (habas, guisantes).



En las rotaciones inteligentes se planifica para el máximo aprovechamiento de los recursos, rotando especies con sistemas radiculares distintos para que consuman cada una lo que las otras no consumieron, por ejemplo el cultivo de tomate, muy exigente en el abonado, es seguido de lechuga, y ésta por  zanahoria, nabo o rábano. Posteriormente se siembra alguna leguminosa (haba o guisante), y tras la cosecha se estercola y se puede instalar otra planta exigente como berenjena, pimiento o incluso de nuevo tomate.

También se pueden realizar cultivos intercalados- siguiendo los consejos de las asociaciones favorables-, por ejemplo líneas de lechuga entre tomates o habas entre alcachofas.