¡Envío gratuíto península a partir de 60€!   -   #yomequedoencasa   -   Seguimos enviando tus pedidos.
¡Atención! Debido al COVID-19 algunos pedidos podrían retrasarse.


Debido al brote del COVID-19 la venta del plantel online se encuentra temporalmente cerrada.



El albaricoque (Prunus armeniaca) proviene del árbol albaricoquero, que a menudo crece libre en fincas de secano abandonadas. Suele ser relativamente rústico, y sus frutos son muy apreciados por su riqueza en azúcares. Aunque el periodo de maduración y cosecha es breve, la posibilidad de ser secados y guardados como orejones, para su consumo durante el resto del año, los hace muy interesantes.

El albaricoquero es originario de Asia central, en la zona comprendida entre el mar Negro y el noroeste de China. Se cree que los griegos lo introdujeron en Europa aproximadamente en el siglo V a.C.

Los albaricoques se consumen principalmente desde comienzos de la primavera hasta finales de verano, y es rico en vitaminas ( A y C), minerales (potasio, calcio y magnesio), y posee gran contenido de betacaroteno y taninos.

Descripción:

Es un árbol de 3 a 6 metros de altura, algo espinoso, con hojas que miden de 5 a 10 cm , y son ovadas, suborbiculares o cordiformes, de margen doblemente aserrado, rojizas cuando jóvenes, con algunas glándulas en la base del limbo. Las flores son solitarias o en fascículos de 2-6, con receptáculo de 5 a 7 mm,  tubular, de interior anaranjado y exterior purpúreo o amarillento. Los pétalos miden 10 a 15 mm y son obovados, blancos o de un rosa pálido. El ovario es pubescente y da un fruto de 3 a 6 cm, amarillento o anaranjado, de sabor más o menos dulce.



El albaricoquero suele ser autopolinizante, por lo que en el huerto podemos destinarle un espacio junto a otros árboles, o dejarle crecer solo en un lateral o en un rincón bien soleado.



Tareas

Cosechar Albaricoque

Según variedades o zonas, podemos cosechar en su punto de maduración a partir de mayo, hasta julio. Los excedentes se pueden congelar o secar. Al natural se conservan durante poco tiempo.

Cuidados

Cultivo

La mejor forma de reproducir un albaricoquero es mediante injerto en agosto sobre un árbol bien enraizado de Ciruelo, Melocotón o Almendro, mediante las técnicas de brotado de astilla o injerto de escudete.

Si optamos por plantar árboles de viveros, los plantaremos cuando tengan 2 o 3 años, en distancias de separación de 4 a 8 m según la variedad.

Clima

El albaricoquero es un árbol de hoja caduca que necesita un periodo de frío invernal (300-900 horas de temperaturas menores a los 7ºC), y al ser un árbol que florece muy temprano (entre marzo-abril), es muy delicado a las heladas tardías de invierno o a las últimas heladas de primavera.

Le gustan más los climas cálidos donde puede ser cultivado como un árbol o arbusto normal, en un emplazamiento soleado, resguardado del frío y de los vientos. El clima Mediterráneo resulta ideal para esta planta.

Puede cultivarse a plena luz, ya que requiere mucha radiación solar, y tolera bien periodos en semi-sombra. No le favorece el exceso de humedad ambiental, por lo que resulta difícil su cultivo en zonas frías y húmedas (por eso en algunos países los cultivan en invernadero).

Suelo

Prefiere suelos ligeros, fértiles, cálidos y que drenen bien. Los arcillo-calcáreos o calcáreo-pedregosos le convienen bastante, mientras que los suelos pesados, fríos, húmedos y que drenen mal le resultan contraproducentes.

Es bastante sensible a las alteraciones telúricas, conviene buscarle una zona neutra.

Abonado

No necesita un abonado especial y prefiere suelos más pobres a aquellos demasiado ricos.

Durante los primeros años de plantación será interesante el acolchado vegetal permanente, que evite la proliferación de hierbas competidoras y mantenga el suelo mullido y fresco.

Riego

Los albaricoqueros bien enraizados no necesitan regarse, salvo que se presenten periodos de sequía muy destacados. De todos modos resisten adecuadamente los periodos de sequía moderados.

Durante el primer año, después de la plantación, requiere ser regada de forma abundante.

Poda

La poda del albaricoquero es necesaria para que produzca frutos abundantes dado que estos crecen sobre las ramas jóvenes producidas en la temporada anterior.

Nos limitaremos a cortar las ramas viejas y secas o aquellas que resulten molestas, evitando los grandes cortes que provocarían la aparición de gomosis (podredumbres).

Cuando llega el verano se efectúa una poda de las ramas florecidas de manera que se elimina la cuarta parte de las mismas hasta el brote. Aquellas ramas de crecimiento nuevo dirigidas hacia abajo o hacia el interior deben  eliminarse.

Problemas

Tijeretas: (Fortificula auriculata) Se comen las hojas en verano. Se pueden eliminar utilizando trampas o algún insecticida específico.

Pulgones

Piojo San José: (Quadraspidiotus perniciosus).

Roya

Oídio

Podredumbres

Prunus armeniaca

Albaricoque - Prunus armeniaca -

Propiedades medicinales

  • Anticancerígena
  • Antihipertensiva
  • Antioxidante
  • Estimulante
  • Laxante

Comprar planteles de Albaricoque