¡Envío gratuíto península a partir de 60€!
Tiempo en Cheney 27.15º Nubes dispersas
Viento: 5.1 m/s, Humedad: 65%, Presión: 1014hpa

Oídio



El oídio son unos hongos que producen inicialmente unos puntos blancos sobre las hojas, las cuales se recubren de una especie de polvillo blanquecino que se va ampliando y que acaba por tapar toda la superficie de las hojas, secándolas a medida que progresa el ataque. Es un problema que atañe principalmente a las cucurbitáceas: pepinos, melones, calabazas y sobretodo calabacines.

Al igual que el mildiu suele estar relacionado con épocas o zonas con exceso de humedad ambiental y días calurosos. Aunque para producir esporas necesita una humedad relativa muy baja,  para que éstas germinen ha de ser alta pero sin presencia de agua; por ello los mayores ataques se producen en las primaveras en que se alternan lluvias con días calurosos. El exceso de riego, sobre todo por aspersión, y los abonos ricos en nitrógeno suelen ser grandes aliados del oídio.



Cómo prevenir:

  • Sembrar y plantar espaciado.
  • Evitar la densificación de la masa foliar -sobre todo de las cucurbitáceas- recurriendo a podas si fuese preciso.
  • No regar por aspersión ni mojando las hojas de las plantas sensibles, como por ejemplo las cucurbitáceas.
  • En las primaveras en las que se alternan lluvias con días calurosos podemos recurrir al espolvoreo de azufre sobre las plantas sensibles de forma preventiva, sin esperar al desarrollo masivo del oídio.

Cómo combatir:

  • Espolvoreo de azufre aprovechando el rocío de la mañana.
  • Fumigación de azufre mojable al que podemos añadir polvo de algas liththamne.