¡Envío gratuíto península a partir de 60€!
Tiempo en Ashburn 10.7º Nubes rotas
Viento: 4.6 m/s, Humedad: 76%, Presión: 1021hpa

Nematodos



Los nematodos son unos gusanitos microscópicos que viven en la tierra y suelen parasitar las raíces de numerosas plantas, creándoles unas atrofias, verrugas y nudosidades que las deforman e impiden que se puedan nutrir correctamente. En plena naturaleza existen infinidad de especies y rara vez son problemáticas en la práctica de la agricultura ecológica debido al control que ejercen sobre ellos los hongos del suelo y las sustancias radiculares emitidas por numerosas especies vegetales, limitando su proliferación masiva.

Las pérdidas de cosechas por culpa de nematodos están relacionadas con la agricultura industrial, que no respeta las rotaciones de cultivos y se centran en monocultivos, repitiendo las mismas plantas en años sucesivos sobre el mismo suelo, atrayendo nematodos especializados en esos cultivos.

El problema en la agricultura convencional es tan preocupante que llega hasta el punto de obligar a los agricultores al uso de potentes desinfectantes del suelo como el bromuro de metilo o a fumigar la tierra con carísimos y tóxicos nematicidas. Muchos agricultores ignoran que ellos mismos son los responsables directos del problema, pues el empleo regular y masivo de fungicidas para controlar oídio, mildius y podredumbres de los cultivos elimina los hongos beneficiosos, que se encargaban de mantener a raya a los nematodos.



Cómo prevenir:

  • Quienes practicamos una agricultura respetuosa con la naturaleza, no hemos de preocuparnos por los nematodos; y en todo caso, si partimos de unas tierras infestadas con estos gusanitos con anterioridad, haremos plantaciones sucesivas de abonos verdes, que aparte de enriquecer el suelo y mejorar su estructura, controlarán a través de la actividad bioquímica radicular a los nematodos hasta el punto de volverlos inofensivos.

Cómo combatir:

  • Como lucha directa contra nematodos podemos intercalar claveles de Indias entre cultivos, ya que sus raíces emiten sustancias nematicidas.
  • También podemos recurrir a la solarización de la tierra con láminas plásticas, ya que se ha comprobado que ésta reduce considerablemente las poblaciones de nematodos patógenos, mientras que afecta muy poco a los microorganismos auxiliares.