¡Envío gratuíto península a partir de 50€!

Mosca blanca

La mosca blanca se distingue por su revoloteo cuando tocamos o movemos las plantas. Forma colonias en el envés de las hojas, agrupando sus puestas y compartiendo el espacio con las larvas sin alas, las pupas y los adultos.

La presencia de algunas moscas blancas no suele ser problemática, pero cuando se trata de grandes colonias los daños son importantes, ya que se alimentan succionando las hojas, las cuales se vuelven amarillentas y acaban secándose y cayendo. Otro problema asociado es la aparición de hongos secundarios debido a la presencia de melazas exudadas por la mosca blanca.

Cómo prevenir:

  • La mejor prevención radica en tener plantas sanas y un suelo equilibrado, lo que impedirá la proliferación de moscas blancas.
  • Colocar botellas de plástico amarillas entre los cultivos susceptibles de ser atacados, mantiene alejadas a las moscas blancas.
  • Se puede prevenir aplicando mediante el riego con aceite de neem dado que este método perdura bastante tiempo protegiéndolas frente a plagas.

Cómo combatir:

  • La pulverización de diluciones de jabón potásico, suele ser efectiva, ya que disuelve la protección cerosa de la mosca. Hay que pulverizar sobre todo el envés de las hojas, ya que es allí donde se alojan las moscas blancas. Debe tenerse en cuenta que para la preparación del caldo no hay que emplear aguas calcáreas o duras, sino agua de lluvia, destilada o de muy baja mineralización.