¡Envío gratuíto península a partir de 60€!
Tiempo en Cheney 0.06º Nubes rotas
Viento: 0.27 m/s, Humedad: 86%, Presión: 1012hpa

Huerto en Septiembre

Huerto en septiembre
Huerto en septiembre – AnneJ19♥ ☺☺☺☺

Septiembre es un mes extraño y cambiante para el huerto, que igual puede ser la calurosa continuación del verano o el preludio del otoño con copiosas lluvias y alguna que otra racha de incipiente frío. Sea como sea, empieza a refrescar por las noches y ello se hace notar en una disminución del crecimiento de la mayoría de plantas del huerto.

En las zonas frías habrá que ir pensando en proteger las plantas más sensibles y tener acondicionados los invernaderos. También es buen momento para empezar a sembrar los abonos verdes en las parcelas en donde queramos cultivar plantas exigentes como tomates, berenjenas, patatas o maíz a partir de la primavera.

Quienes se dedican a la producción de verduras  y hortalizas para comercializar, tienen claro que en septiembre se reanudan las ventas, pues la gente ha vuelto de sus vacaciones. Habrá que haber previsto con bastante antelación las cantidades de lechuga, calabacines, zanahorias o coles para cosechar y vender en esta época. En las zonas más cálidas estaremos en plena producción de las variedades tardías de tomates, berenjenas, pimientos, pepinos y judías tiernas.

En algunas zonas podaremos los brotes principales de las tomateras, para que toda la energía de las plantas se concentre en los frutos y maduren antes de la llegada de los primeros fríos. En las zonas templadas, los cardos y las alcachoferas estarán en sus primeras fases de desarrollo,por lo que requieren mucha atención, sobre todo un correcto desherbado mediante binas y recalces.

Si deseamos hacer un buen abonado de fondo con estiércol, es la época ideal para encargarlo y llevarlo a la finca (siempre en periodo de luna llena), depositarlo en montones y cubrirlo con una fina capa de tierra para que fermente durante el otoño y dé tiempo de esparcirlo e incorporarlo a la tierra con labores superficiales.

Si tenemos animales, es un buen momento para sacar el estiércol de los establos- en luna llena- y también para ir preparando el compost, con vistas a su incorporación a finales de otoño o principios del invierno.