¡Envío gratuíto península a partir de 60€!
Tiempo en Ashburn 0.48º Cielo claro
Viento: 6.7 m/s, Humedad: 73%, Presión: 1029hpa

Huerto en Agosto

En el huerto la primera quincena del mes de agosto suele resultar realmente sofocante; mientras que a partir de mediados de agosto ya suelen hacer acto de presencia algunas tormentas de verano que vienen a refrescar y suavizar el ambiente.

Agosto, época vacacional y la atención en el huerto

En esta época estival solemos disponer de  más tiempo para el huerto, pero si tenemos que ausentarnos por períodos superiores a una semana debido a las vacaciones familiares, será preciso buscar las formas de regar y mantener hidratadas las plantas en esta época tan crítica. Podemos solicitar la ayuda de algún vecino, familiar o amigo, de eses a los que de tanto en tanto les regalamos una cesta de verduras.
Si tenemos la suerte de disponer de riego localizado con goteo y programador de riego, el problema se centrará en efectuar una revisión completa de la instalación para evitar anomalías, desconexiones o roturas que comprometan todo el sistema y la supervivencia de los cultivos. No estará de más pedirle a alguien que vigile el huerto de tanto en tanto.

Qué hacer con los excesos de producción

El problema de estas fechas es qué hacer con tanto tomate, tanto pimiento, tanto calabacín, tantas berenjenas. Si la lista de familiares y amistades dispuestos a acoger con agrado nuestro presentes es corta -o están todos de vacaciones- lo ideal será elaborar los excendentes a fin de llenar la despensa para el invierno.

Deshidratar

Un secador solar nos permitirá deshidratar -en rodajas- la mayoría de las hortalizas, permitiendo una excelente y prolongada conservación en tarros herméticos de cristal o al vacío si es posible. Para su posterior consumo tan sólo tendremos que ponerlas a remojo en agua por unas horas -o una noche-.

Conservar

Las conservas son uno de los sistemas más tradicionales y relativamente fáciles de elaborar. Podemos reciclar los tarros de conserva, pero conviene adquirir tapas nuevas que garanticen su perfecta hermeticidad.

Fermentar

La técnica de la fermentación láctica -chucrut- de coles, remolachas, zanahorias y demás raíces conserva sus vitaminas y sales minerales y les aporta nuevas propiedades nutricionales e incluso terapéuticas.

Ramilletes

Las variedades de tomates de colgar nos brindan la oportunidad de hacer ramilletes y guardarlos para su consumo fresco en pleno invierno.

Congelar

Podemos congelar las judías tiernas y el maíz dulce para consumirlos a partir de la llegada de los fríos otoñales.

Atención a los frutos

En agosto con el calor, las cosechas se aceleran: los calabacines habrá que repasarlos a diario, los tomates cada dos o tres días como mínimo, las judías cada tres o cuatro y los pimientos y berenjenas cada cinco o seis, o por lo menos una vez por semana. Excepto las hortalizas y frutas destinadas a semilla, para el resto procuraremos cosechar en su buen momento de maduración; aunque no podamos consumirlas, siempre es preferible recogerlas y tirarlas o dárselas a las gallinas que dejar los frutos maduros en la planta, ya que pueden pudrirse como ocurre con los tomates, y estropear el resto, o que se centren en la creación de semillas, con lo que dejan de desarrollarse e incluso no florecen más o dejan caer las flores sin cuajar. En resumen: para mantener la producción regular es preferible cosechar todo fruto maduro -aunque no pensemos consumirlo- así como toda hortaliza espigada –lechugas, coles, rabanitos, zanahorias– y tras trocearlos un poco, echarlos al montón de compost o al gallinero.

Agosto es también la época de disfrutar con las refrescantes sandías y los dulces sabores de los melones.